viernes, 27 de octubre de 2017

Bitácora 27102017 "Rayar la cancha desde ya..."

Hace poquito murió un hincha de la U, de 16 años, por andar boludeando después del banderazo hecho en el Estadio Nacional, mientras después de tomar un bus que lo llevara a su casa al parecer resbaló de donde estaba sentado -una ventana que habían roto los mismos barristas- y cayó mientras pasaba la rueda de atrás de la micro por su humanidad. Trágica muerte de un chico que con sus prioridades bien claras fue a alentar al equipo de sus amores.

Hace más o menos más de 25 años atrás mi padre nos advirtió: "si salen a buscar volantines con un palo y los pillo, el mismo palo se los rompo en la cabeza". Bastó eso -si, bastante crudo- para que ni se nos ocurriera salir a siquiera intentar seguir en ese vertiginoso proceder.

Claramente no hay una diferencia entre un hecho y otro pero si hay una cosa que se le olvidó a la otra familia: impartir respeto: respeto hacia ellos, respeto hacia sus pares y por sobre todo, que él se respete. Nuestros padres, arcaicos todos según muchos, nos inculcaron más valores y autocuidados que lo que hacen muchos padres en la actualidad...

- "... pero si tiene miedo a las cosas, como va a salir adelante...", se dirán algunos
- "... pero si es chiquitito, miralo... no sabe nah de nah... de a poco va a aprender...", dirán otros...
- "¿tu nunca tuviste mañas?, déjalo... si es un niño"... me dirán los demás...
- " Se nota que no es padre usted...", me van a decir los que tienen varias bendiciones a mi edad...

Esto no es un ataque ni mucho menos la entrega de un manual para que sepan como educar y como ellos deben respetar; es simplemente un llamado de atención: si usted no pone freno a las cosas negativas que tienen sus hijos, ya sea con usted o con quién sea, vamos a seguir lamentando muertes por absurdos. Aquí no entra la selección natural ni las condiciones de vida que tenga cada uno: mis papás debían trabajar, quedábamos al cuidado de nuestra abuela y no andabamos webeando en cuanta mierda se nos ocurriera simplemente porque nos rayaron la cancha desde un comienzo y nos quedó claro que se hacía y que no. ¿Y si no se hizo nunca?, pues ahí está la consecuencia de ese acto.

Es lamentable su muerte, me da lo mismo el equipo del que sea. Una muerte lleva desconsuelo, penas y recriminaciones a quien sea o se vea afectado. Pero aprendamos, por favor, aprendamos desde ahora...

KFP!

domingo, 8 de octubre de 2017

Bitácora 08102017 "¿Que dirá el Santo Padre que viene a Chile?

En el año 1987 vino el papa Juan Pablo II. En ese tiempo recibir a tan ilustre visita fue portada de los diarios, de las revistas y de los programas de televisión. toda la gente estaba eufórica con su venida: mi madre, mi abuela, mis tías -algunas- y los hombres de la casa también tenían una que otra muesca de alegría. Mi tío Luis, ferviente participante de la iglesia de entonces, también estaba contento pues iba a colaborar en la visita. Pero eso es motivo de otra historia la cual no comentaré porque no viene al caso de lo que escribo (sinceridad ante todo).

Los ánimos en el país estaban sumamente caldeados. Recibir al Sumo Pontífice de ese tiempo era además agradecer que no quedara la grande entre dos países hermanos por las islas ubicadas al final del mundo y de la cual poco se comentó en el año 1978. Para que decir sobre las innumerables decisiones que se tomaron durante su gestión en los convulsionados años 80 cuando la Guerra Fría estaba francamente en retirada (¿?). El año anterior a su visita Pinochet junto a su comitiva las vieron de colores cuando el FPMR lo trató de asesinar en una operación que, a mi parecer, de haber sido efectiva nos tendría probablemente en la mismisima mierda y la represión junto con la vuelta a la democracia habría sido una utopía de marcas mayores. Claro que la venganza no se dejó esperar y la CNI acabó con quienes tenían en la mira desde hace rato, principalmente participantes de manifestaciones. El horno estaba tan caliente que no merecía un palo más pues estaba a pasos de estallar todo. Para algunos la visita fue un bálsamo; para otros, una forma de comunicar al Santo Padre que vive en Roma como es que un General de ejército libre de impunidades con el paso de los años mataba a mansalva a sus palomas. Estuvo 6 días, conversó con el pelotudo este, se sacó fotografías a más no poder con cuanto personero de derecha no fue presentado, se vio atrasado en reunirse con pobladores y mientras ellos contaban sus pesares y penurias, la televisión se hacía la weona indicando que tenían problemas técnicos. Quedará en la memoria el discurso de Mario Mejías salido de todos los protocolos existentes y el cual un mes después le valió una paliza que lo dejó semi muerto. Quedará en la memoria como frente a la provocación de uno u otro lado el Parque O'higgins se transformó en un campo de batalla que no perdonó a mujeres y niños siendo Karol uno de los afectados con las lacrimógenas y su frase "el amor es más fuerte". Quedará en la memoria el "trolleo" de los jóvenes reunidos en el Estadio Nacional cuando los instaba a seguir una vida sin pecado entre tantas cosas que pasaron en su visita. Hay que decirlo: para este periodo de oscurantismo, que viniera un "rockstar" religioso como él era el tema obligado en todas partes. 

Hoy los ánimos son distintos. Juan Pablo II al parecer ocultaba más cosas de las que mostraba y con el paso del tiempo la figura de un Sumo Pontífice cada vez quedó más relegada. Ya no somos un país 100% católico a pesar de que de antes ya teníamos culto de otras religiones pero que se sienten con el mismo derecho de apuntar con el dedo las decisiones de un Estado sumamente laico (¿?). Y el que venga ahora Francisco I ya no es del interés de muchos. Reconozco que no me llama en la atención en nada que venga el hombre y menos a pregonar y bendecir con una mano mientras con la otra se cubre y encubre tantas cosas que han ocurrido. Aquel que nació como un Papa distinto de a poco a mostrado el otro rostro del Vaticano: uno que busca prohibir, pero a la vez ocultar de la opinión pública los errores tremendos de una iglesia hecha por hombres. Cuesta comprender, primero, que quiera donar 2 luquitas para su visita a través de un cajero automático; cuesta comprender que aquel ser tan sano y humilde gaste por día cerca de 55 millones de pesos, que desembolsarán muchos del 1% y el resto lo pondremos a través de nuestros impuestos siendo que hay tantas otras necesidades existentes. No se engañen: sigo siendo un hombre de fe y creo en mi Dios, pero hay demasiada mierda como para volver a una iglesia que en la actualidad no me entrega ninguna seguridad y de la cual hay más canalladas que nada. Me saco el sombrero por los sacerdotes de verdad, de esos que meten los pies en el barro, que se esfuerzan en dar una palabra de aliento a quien más lo necesita y que está dispuesto al trabajo duro como todos para lograr objetivos. No así con aquellos que ocultos de una pobreza franciscana manejan autos de lujo, viven en palacios mejores que las mediaguas que critican y que viven a expensas de la caridad de quien a veces no tiene nada para dar y que su fe lo hace mover. 

Papa Francisco. Dudo que leas esto pero, te vienes a meter a un hervidero de grillos que harán lo imposible para que los veas; muchos serán reprimidos, otros ocultados y la televisión no mostrará el desagrado que causa tu visita. Probablemente los encasillen de inmediato como terroristas de fe o personas amargadas. No vienes a un país que es igual para todos, pues seguimos tan en la mierda como en la dictadura y para peor, domados por los medios para decir que si a todas las cosas que les indican. Aquellos que lucharon por el regreso de la democracia, muchos de ellos, ya están muertos o afectados por el cáncer debido a las preocupaciones y las noches en vela esperando respuesta por sus familiares, sus hijos o amigos. Somos una sociedad totalmente distinta a la que visitó Juan Pablo II, donde presentamos índices de embarazos no deseados, madres muertas o bien con traumas psicológicos después de haber abortado -no por gusto como piensan muchas personas-, donde los índices de VIH se han disparado por la nula preocupación estatal sobre el tema y la responsabilidad de una sociedad que se dice "grande de edad" pero que finalmente sigue siendo tan pendeja como siempre. Te observarán con cara de amigo pero por dentro piden que avales las cosas que ellos dicen que están bien, principalmente en lo económico, en lo social, en lo político. En tu visita date una vuelta en las poblaciones, en aquellas donde las drogas duras superan la ficción y la lucha entre bandas rivales es pan de cada día que recluta soldados por un poco de plata y que no importa si son niños o adolescentes pues plata es plata y nadie los obligó a hacer lo que querían si amanecen muertos, por una bala o por el vicio. Si vienes te digo altiro: no se toleran extranjeros, ni argentinos, ni peruanos, ni boliviamos, ni haitianos, ni colombianos o venezolanos; en nuestras cabezas tenemos encriptado que nos vienen a quitar mujeres (u hombres), el trabajo y la dignidad. Nuestra caridad es falsa, nuestra solidaridad dura cuando nos tocan lo que tenemos y el individualismo ya está entre nosotros. ¿Nadie te contó que vienes a un país demasiado centralizado y que las decisiones sobre pueblos indígenas se hacen en Santiago, donde la mayoría los trata de "terroristas" y donde las regiones tienen nula capacidad de tomar decisiones?, ¿no te contaron que se aprobó el aborto 3 causales causándose un escándalo de proporciones de todos los lados religiosos pero que va a ayudar a devolver la dignidad a mujeres violadas, con riesgo de su vida o del feto?, ¿te mencionaron sobre la unión civil, que es un contrato donde gays, lesbianas, transexuales y heteros nos podemos casar sin pisar una iglesia? Para que te voy a hablar de la justicia entonces...

Mejor no vengas, vas a pasar malos ratos. Y si vienes, tápame la boca y a todos los que criticamos tu visita. Me siento como un "criollo católico": nunca he visto al papa, nunca he hablado con él, nunca me han invitado a una audiencia con él, y sin embargo me dicen que lo debo respetar, querer y adorar. Pues no. No me llena tu visita, ni como católico a la chilena. No, no es que seas argentino. Solo eres una persona más para mi. La iglesia a la que perteneces ya no me llama la atención y para peor, sigue llamándome la atención en lo que pienso, quiero y hago. Te reitero, no vengas. La vas a pasar mal.

KFP!

martes, 3 de octubre de 2017

Bitácora 03102017

Quería cerrar mi blog.

Tantas cosas en tan poco tiempo me tienen sin tiempo de escribir, menos de querer hacer las cosas que quiero... He logrado en poco tiempo todo lo que he llorado en estas líneas: de Copiapó pasé a Entre Lagos. Mi vida actualmente es un ir y venir de extremismos; del calor agobiante y casi desesperante del norte me encontré con el frío y la lluvia del sur; esa misma que quería sentir cuando enfermé de sinusitis y buscaba recuperarme en la ciudad de las 7 fundaciones.

Tanta agua que observaba pasar bajo el puente que un día decidí lanzarme. Tantas cosas han pasado y tantas partidas, unas más dolorosas que otras, hicieron que mi vida siguiera un constante replanteamiento del como soy, del qué quiero ser. Solo hay cosas claras: no hacer estupideces, no  dejarme abatir por la adversidad, volver a observar a mi alrededor y, por cierto, cuidar lo que tengo y quiero.

Demás está decir que estoy bien.

Ya sabrán más de mi...

KFP!




miércoles, 10 de junio de 2015

Bitácora 10062015 "Normal"

Escuché por ahí, hace una semana más o menos, cuando una persona en la calle increpaba a uno de los lideres estudiantiles preguntando porque no se comportaban como personas "normales" y se dejaban de tanta estupidez, de tantas marchas, de tanta rebeldía. 

Me quedó dando vuelta eso. Ser personas "normales". Lo que cae de cajón es ¿Que es ser normal?

¿Ser normal entonces es no alegar porque te siguen pagando el mismo sueldo? ¿Ser normal es aguantar un sistema de locomoción donde debas ir acogotado todas las mañanas aguantando al que está al lado que piensa de la misma forma que tú en lo que respecta al precio? ¿Ser normal es pagar educación en una universidad privada con lindo nombre pero con pésimos salones, pésimos libros, pésimos profesores, pésima infraestructura, pésimos computadores, pésimos elementos para desempeñarte- y lo que es peor- pésima consideración si tú no pagas una de las cuotas? ¿Ser normal es aguantar que te suban el precio de las cosas para comer y que debas comprar cosas que son malas, a un menor precio y con ello, agarrar enfermedades y quizás cuantos tumores cancerígenos más? ¿Ser normal es aguantar que los jefes te pongan pega extra con un mísero bono que te sirve solamente para poder cargar la tarjeta bip!? ¿Ser normal es dejar que te pisoteen? ¿Ser normal es, finalmente, qué?

"Si sus líderes son como el hoyo, ¿que culpa tenemos nosotros, las personas normales?"

... si el conformismo te ganó... ¿que culpa tengo yo de soportar a una persona "normal"?

KFP!

miércoles, 29 de abril de 2015

Bitácora 29042015 "El derecho y el deber de la Educación Cívica"

Debo tener aún en alguna carpeta de las revistas viejas que colecciono un Icarito donde se mostraba lo que era un plebiscito, como se debía votar, quienes podían hacerlo y hasta como doblar el voto después de marcar la decisión. Debo tener en algún cuaderno que no boté a la basura de la enseñanza media algún cuaderno donde se me enseñaron los partidos políticos, la corriente de cada uno (a grandes rasgos eso si) los poderes del Estado, el porqué se elige un presidente de la república, un senador, un diputado; y a nivel comunal, claro está, un alcalde y un concejal. Tengo patente el recuerdo de un profesor, Alejandro Banderas, quien en una sala de clases nos inculcaba la responsabilidad de ser ciudadanos, con nuestros derechos pero a su vez, con nuestros deberes.

Pasó el tiempo, las tendencias y las modas. Las clases ya no eran como antes y el recibir la definición de ciudadanía era cada vez más aburrido y latoso. Sumado a los inconvenientes (si coloco "problemas" me dirán que soy fatalista) económicos y sociales que a nivel mundial se vivían en la época de los 90 la importancia de conocer los poderes políticos, los tipos de política, el concepto de ciudadanía, la conformación de partidos, sus ideologías y un cuanto hay de saberes institucionales comenzaron a quedar obsoletos frente a la necesidad de llevar un poco de pan a la mesa, de pagar cuentas o, en ese tiempo, de comprar un computador o un televisor gigante. La conversación política en la sobremesa dejó de ser tema pues tomar una bandera de lucha siempre desencadena en tener peleas, afrentas y hacer que el almuerzo finalmente termine siendo más pesado que de costumbre. Lo mismo pasó en los colegios ya que el único acto cívico que se tenía en una sala de clases -la elección de presidente de curso- era tomado a la chacota y sin la seriedad necesaria.

Para que hablar de nuestro pasado si hace tiempo atrás quedaron las frases cargadas de odio sobre un bando y otro para luego ver como se imponía un modelo a través de la fuerza y una línea política "correcta" frente a la visión endemoniada que se tenía de los partidos políticos post 1973 y que a través de otras fuerzas comenzaban a resurgir. La represión aparecía y con ello las amenazas y junto con eso algo que una generación completa tiene y que es el miedo: a expresarse libremente, a decir las cosas a la cara, a esconder, a callar. Y cuando a esta generación se le dio la oportunidad de poder hacer sentir su parecer -y la hizo- siguió tan quieta y carente de respuestas como esta generación.

Muchos pensarán que fue una tontera pero no es así. Debemos estar atentos a los movimientos políticos, más aún cuando han pasado boletas y facturas, dimes y diretes tan candentes que ya no sabemos que pensar ni como reaccionar. Es simple: el ciudadano informado sale al paso y solicita con voz fuerte que salgan de una vez por todas esas personas que le hacen mal al país y de paso, reflexionar y ver donde estuvo realmente el problema. Y un ciudadano informado se forma en el aula, poniendo en práctica todas esas cosas que se enseñan para luego replicarlas en la vida cotidiana. La educación cívica es un arma letal para aquellos señores que nos quieren ver dormidos, como zombies. Es un arma letal además para la ignorancia política que se ha instalado, la ignorancia institucional de la cual somos testigos y de la ignorancia común donde la frase "no estoy ni ahí" se ha incrustado en las cabezas de muchos.

Tenemos las cartas, sabemos como usarlas y podemos torcer la mano de aquellos que no quieren simplemente a un pueblo informado, a un aula con opinión, a una familia con pensamientos e ideologías distintos pero que no se vayan a los golpes y sigan siendo tan familia como siempre. De eso se trata la Educación cívica, de ser ciudadanos con derechos pero también, de ser ciudadanos con deberes.

KFP!

jueves, 2 de abril de 2015

Bitácora 02042015 "Aferrarse"

¿Es posible, querido lector y lectora, que en tan solo 3 meses podamos estar tan podridos como país? Tan solo bastó un reportaje en una revista para que el tan denominado Caso Caval pasara a la mesa del desayuno, del almuerzo en el casino, del café de la tarde, de la once comida y del bajón nocturno. Para que vamos a hablar del caso Penta; es cierto, "una mano lava a la otra" pero cuando esta de rompe y porrazo deja de hacerlo comienzan a salir las uñas debajo de la espuma del jabón y ahí los tienen: encausados como delincuentes y cobrando amenazas, creando escándalos y colocando el tema nuevamente sobre la mesa. Una mesa que, claramente en vez de hablar sobre el día a día, va llenando de incertidumbres y dudas sobre los "legisladores" que cada vez están más en la palestra.

Hoy todos están sacando en cara alguna cosa, aferrándose a cualquier elemento, yayita, herida abierta para meter sin vaselina un "extra noticioso"; ahí están: renunciando a los partidos, cuando años atrás, mientras estaba "figuretti y sus amigos" negaban a pie juntilla todo vínculo con las empresas y los préstamos y las boletas truchas. Es más, la gente se aferra a cualquier cosa creíble en estos instantes para poder tomar aire en un ambiente cada vez más pesado, más tóxico, más demandante de cosas, como ciudadanos de a pie que buscan pagar sus cuentas al día, no tener una sola situación financiera anómala, sin las visitas a los dueños de los bancos, de las instituciones, para poder salir de la calilla, de la letra impaga.

Aferrados, como muchos pobladores del norte a cualquier trozo de tabla, fierro, container, para poder sobrevivir. Puede causar risa que el domingo de hace dos semanas, miles de pobladores llegaban a un río seco demandando agua para luego quizá morderse la lengua de este frente frontal frío que asoló con tan solo 20 milimetros de agua (sumado a las piscinas decantadoras y, porqué no decirlo, a piscinas acumuladoras fondeadas por ahí) todo lo que estaba a su paso. En el Sur, la envidia quizás era más acumulada por la cantidad de agua que cayó frente a la sequía que están pasando y donde sus animales mueren de sed, de hambre, y los cultivos para todo un país disminuyen con el paso de las horas. Que demandante y aferrante querer, por Dios, un poco de agua no solo para regar los campos sino para acabar con los incendios forestales que acechan a toda una zona llena de araucarias y árboles milenarios. Un dato: por las redes sociales, antes que por la tele, se venía avisando del azote del fuego con más de 4 días de anticipación. Bastó quizás un golpe de timón para que aparecieran enviados de prensa y cubrieran lo que estaba pasando al igual que la reacción "a la chilena" del volcán Villarrica.

Ahora mencionan que Jaime Guzmán, uno de los artífices de la constitución que nos rige y que tiene las prohibiciones más grandes existentes para la mujer como el aborto tenía una vida de lujuria y fricción en Nueva York con su condición oculta de homosexual y que estaba con el VIH corriendo por sus venas, que el partido sabía, que los milicos sabían, que sus nervios lo delataron y que el hombre se pudo haber salvado siempre y cuando el chofer- que se salvó de "milagro"- en vez de llevarlo a las oficinas del partido, lo hubiera llevado mejor a la posta central. ¿Porqué no se quiso esto? ¿Se quería ocultar algo? ¿Quién fue entonces: el "FPMR" o el FPMR? Quizás nadie lo sepa. Total, ya en 3 meses, sabemos perfectamente a que aferrarnos y a que no.

Y ahora estamos en Abril... ¿que cosas aflorarán a mil?... creo que lo único que muchos quieren es que afloren las matitas... las otras plantas, para toda la población, ojalá y se mueran luego... y que no se aferren a nada...

KFP!!

sábado, 3 de enero de 2015

Bitácora 03012015 "A río revuelto ¿de quien es la ganancia?"

Primero, tengan todos uds. un muy feliz año 2015 lleno de éxitos, salud y por sobre todo, que nunca falte qué comer en sus mesas.

Como muchos saben hace un tiempo que estoy cesante. Mi carrera está un tanto saturada y con ello encontrar trabajo de profesor en distintos puntos del país ha sido muy desgastante. El día de hoy leo en muchas redes sociales como comienza en esta fecha la tan temida por todos "desvinculación" del establecimiento quedando a la deriva, ya sea por tincada, por mala barra o por mal desempeño, a muchos profesores en muchos establecimientos. Da un tanto de pena pensar que detrás de esa desvinculación hay familias completas que necesitan comer, pagar servicios básicos y mantener el buque a flote como sea por dos meses hasta que aparezca una nueva oportunidad o, como en juego macabro impuesto por los distintos sistemas establecidos, que el colegio nuevamente vuelva a llamarte para continuar 10 meses sintiéndose humillados, enrabiados pero sin derecho a pataleo pues en cualquier momento los pueden desvincular. La sensación de vulnerabilidad es tremenda y con ello el stress característico de estas fechas hace que cada vez más profesores deserten de sus empleos y quieran estar en algo más estable, con iguales responsabilidades, pero ganando un poco más de lo que pueden sacar en un establecimiento. He visto en este rato que escribo al menos 100 profesores que ya han comenzado a buscar empleo debido a que han sido despedidos. Es tan fuerte el tema que muchos olvidan bonos, pagos de derechos, entre otras cosas, pues no pueden perder el tiempo en la dirección del trabajo o en otras instancias aclaratorias ya que deben buscar un nuevo empleo.

Para mi, un profesor cesante, es un periodo con muchos conflictos internos: por una parte quiero tener un empleo de profesor y por ende postulo a los avisos que aparecen en el diario, dejo mi CV en los establecimientos, aplano calles para conseguirlo. Y por otra parte sé que en el colegio que postulo, que busco empleo, hubo un despido masivo de profesores lo que me hace quedar a veces como un paria frente a mis colegas. Yo espero sinceramente encontrar mi empleo de profesor, que este no sea reemplazando a un profesor que fue desvinculado por alzar la voz, reclamar sus derechos o mostrar un nuevo concepto de enseñanza - aprendizaje; espero sinceramente encontrarme con un ambiente laboral óptimo donde no tenga trabas de mostrar mi talento en el aula y que los implementos se encuentren listos y dispuestos; espero sinceramente encontrarme con colegas satisfechos con su labor y sus resultados, no amargados y llenos de ira por el no pago de imposiciones, por el no pago de bonos, por el costeo de los materiales de su bolsillo, por no tener los permisos necesarios para una salida a terreno.

Estas últimas cosas, muchas veces te llevan a que te desvinculen de tu empleo: "el profesor pide mucho", "que va a enseñar a esta tropa de maleducados", "otros profesores no piden tantas cosas". Esas comillas de los sostenedores son comunes y ahora con mayor razón, cuando hace más o menos un mes atrás muchos profesores se pararon para demandar sus derechos, muchos fueron sacados de sus puestos y ahora viven de caridad.

Cuando veo este río revuelto, sinceramente no sé donde está la ganancia.

KFP!